martes, 13 de abril de 2010

Los mapas conceptuales



Los mapas conceptuales son un instrumento para mostrar la forma de relacionar los conceptos claves aprendidos sobre un tema. Tienen por objeto representar relaciones significativas entre conceptos, en forma de proposiciones. Son instrumentos de comunicación de las ideas, útiles en cualquier momento del proceso de aprendizaje.
Un concepto queda definido por las relaciones que podemos establecer entre ese concepto y otros conceptos. Estas relaciones se manifiestan como proposiciones que engloban un par de conceptos mediante un conector o palabra de enlace Por ejemplo: la proposición "la cama es un mueble" relaciona los conceptos "cama" y "mueble" mediante el conector "es".
A continuación adjuntamos una propuesta de valoración del mapa conceptual.
Antes de hacer la actividad es conveniente que el alumnado conozca qué se valorará del mapa conceptual. Para analizar el mapa conceptual proponemos tener en cuenta una serie de aspectos y puntuarlos, de acuerdo con los criterios propuestos por Novak (1981), Stuart (1983) y Márquez (1991).
En lo que se refiere al contenido del mapa conceptual analizaremos:
Vocabulario: Contar cuantas palabras aparecen y si éstas son las propuestas o bien son otras. Si usa todas las palabras propuestas se asigna una puntuación determinada; si agrega alguna palabra más, se puede valorar, por ejemplo con un punto por palabra.
Proposiciones: Una proposición es válida cuando se indica la relación de significados entre dos conceptos mediante las palabras de enlace. se asigna un punto por cada proposición correcta.
En relación a la estructura del mapa conceptual analizaremos:
Ramificaciones: Contar cuántos brazos salen de la palabra que encapsula el mapa. Se asigna un punto por cada brazo.
Jerarquías: La jerarquía existe cuando los conceptos subordinados son más específicos y menos generales que el concepto que se presenta más arriba. Se asigna un punto por cada nivel jerárquico (se cuenta el brazo más largo).
Esquemas o unidades cerradas: Conjunto de palabras que se relacionan entre ellas. Se puede puntuar con un punto por cada esquema o unidad cerrada.
Todos estos aspectos se pueden resumir en el siguiente cuadro:


Una vez realizados de manera individual, es interesante proponer su realización por grupos ya que así el alumnado estructura mejor las relaciones que se establecen entre los conceptos. La principal dificultad a la hora de construir los mapas reside en el tipo de conexiones o palabras de enlace entre los conceptos, ya que el lenguaje científico es también un convenio. El alumnado tiene tendencia a la rutinización de las conexiones y utiliza siempre las mismas. Para mejorar este aspecto puede ser interesante hacer, colectivamente en clases, el análisis de las proposiciones contenidas en alguno de los mapas construidos individualmente o por grupos.